La terquedad: virtud de profetas

Logo TercosLa terquedad, considerada como un yerro de la personalidad, es en muchos casos una virtud reservada para los profetas, quienes se empecinan en remar contra la corriente porque presienten las cataratas, mientras el resto, los normales, aceptan cómodamente ser arrastrados por ellas.

En tiempo se encarga después de darles la razón, no siempre a tiempo, porque en algunos casos han tenido que pasar muchos años de la muerte para que la historia les haga justicia y preserve su memoria como en el caso de Giordano Bruno, quien fue condenado a la cárcel por haber dicho, con muy buenas bases científicas, en contra de la creencia oficializada por la iglesia y las academias, que la tierra giraba alrededor del sol, ya observada antes por Copérnico pero sin riesgo alguno porque en su tiempo no existía la “santa inquisición”.

Giordano practicaba la terquedad en su modalidad necesaria, pues hay otra que tiene que ver con la brutalidad, extremadamente peligrosa sobre todo cuando es el poder el que la tiene, pero esa no es la que le interesa al Club de Tercos creado en Villa Maga para defender el buen juicio de los considerados “locos” por la normatividad consumista y rutinaria.

La terquedad que buscamos es la misma de los ríos, obstinados en llegar a su destino, que en nuestro caso es llegar a la utopía cultural latinoamericana sometida a deplorables desarraigos.

Se necesita terquedad para no dejarse arrastrar por los huracanes norteños que llegan homogenizando gustos, comportamientos y economías con el cuento de la “modernidad”, el neoliberalismo y demás teorías neocolonizadoras.

El Club de Tercos fue creado para defender los valores propios y combatir la insolidaridad cultural, una terrible enfermedad que tiene como síntoma principal la frivolidad y la pereza mental que bloquea el desarrollo.

Igualmente la palabra terco ha despertado resistencias y le han inventado otras menos duras para suplantarla: obstinado, testarudo, pertinaz, contumaz y otras igualmente retóricas, pero ninguna tan sonora, clara y directa como TERCO.

Somos tercos quienes defendemos los bosques y las cuencas futuristas y defendemos la posibilidad de aportar a la diversidad cultural del mundo con nuestras particulares maneras de ser y VIVIR.

 

facebooktwittermailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Current day month ye@r *