Eduardo Galeano y Villa Maga

002En el año 1989 la Editorial Siglo XXI invitó a Cali a Eduardo Galeano para lanzar el libro, si mal no recuerdo, “Nosotros decimos no”, una compilación de crónicas publicadas en diferentes medios entre 1963 y 1988, acto que se hizo en la Cámara de Comercio y fue más la cantidad de gente que se quedó por fuera del recinto que la que pudo asistir porque el espacio fue insuficiente.

No quiso alojarse en ningún hotel y prefirió la casa de María Ladi Londoño, quien me llamó para que, después de su compromiso con la editorial, lo lleváramos a conocer la ciudad, compromiso por demás muy serio tratándose de un historiador que iba tomando notas en una libretica de bolsillo de los detalles que le parecían interesante. Como era noticia y los periodistas andaban buscando una entrevista con él, me encargó la tarea de escoger al periodista, pero que no fuera de un medio escrito porque por lo general tergiversaban sus conceptos y le tocaba estar enviando notas para que rectificaran lo que habían escrito. Prefería los medios audiovisuales porque era un excelente conversador.

Por supuesto que le hablé de Villa Maga y en la dedicatoria del libro que me regaló se autonombró Embajador. Ahí se las adjunto para que aprecien la calidad de su trazo como dibujante que también fue. Su marca era un chanchito.

Los compañeros de la ADC de Pasto quisieron invitarlo al Primer Encuentro de Disoñadores del año 96 y me encargaron contactarlo, pero él pensó que ese era otro evento más al que era invitado con mucha frecuencia y se negó a venir, pero para el segundo Disoñadores en 1998, que también se realizó en La Cocha, aceptó venir porque su amigo Manfred Max Neef, quien había estado en el primer encuentro, lo convenció de la importancia de este evento que en esa oportunidad se llamó “Con los pies en la tierra, Campo para disoñar”. Como él era uno de los firmantes de los diplomas a los asistentes, no le quiso firmar el del maestro Mario Mejía con quien tuvo una discusión de tipo religioso.

Hoy lunes 13 de abril Eduardo se trasteó hacia el infinito y esa noticia me duele como amigo pero más como latinoamericano porque si alguien investigó las raíces de nuestra identidad y nos lo contó tan bellamente para que nos sintiéramos orgullosos de nuestro origen, ese fue Eduardo Galeno quien nos confirmó la certeza del camino de la utopía.

León Octavio
003

facebooktwittermailby feather

Carlos GaviriaDíaz: un polético ejemplar

Carlos Gaviria DíazDecir que Carlos Gaviria Díaz fue un político es ofender su trayectoria vital considerando el desprestigio de la llamada “clase política” con la que le tocó actuar,,o mejor contra la que siempre estuvo en discordancia, porque como este iluminado jurista conciliaba la política y la ética era un POLÉTICO y no un político ya que la política y la ética andan reñidas desde hace muchos años, no solamente en Colombia sino en todos los países del mundo.
Nos duele la partida hacia el infinito de Carlos Gaviria Diaz y más lamentamos su ausencia física en este momento de crisis de la justicia de la que fue digno ejecutor desde la presidencia de la Corte Constitucional, hoy en la ruina moral, pero nos deja su ejemplo de coherencia con la vida. El mundo necesita poléticos como Carlos, que a pesar de tener un apellido de poco grata recordación en la historia política de Colombia, fue la cara de la decencia y la honradez del ejercicio de la actividad pública de este país donde sobran los políticos pero faltan los POLÉTICOS.

facebooktwittermailby feather

La terquedad: virtud de profetas

Logo TercosLa terquedad, considerada como un yerro de la personalidad, es en muchos casos una virtud reservada para los profetas, quienes se empecinan en remar contra la corriente porque presienten las cataratas, mientras el resto, los normales, aceptan cómodamente ser arrastrados por ellas.

En tiempo se encarga después de darles la razón, no siempre a tiempo, porque en algunos casos han tenido que pasar muchos años de la muerte para que la historia les haga justicia y preserve su memoria como en el caso de Giordano Bruno, quien fue condenado a la cárcel por haber dicho, con muy buenas bases científicas, en contra de la creencia oficializada por la iglesia y las academias, que la tierra giraba alrededor del sol, ya observada antes por Copérnico pero sin riesgo alguno porque en su tiempo no existía la “santa inquisición”.

Giordano practicaba la terquedad en su modalidad necesaria, pues hay otra que tiene que ver con la brutalidad, extremadamente peligrosa sobre todo cuando es el poder el que la tiene, pero esa no es la que le interesa al Club de Tercos creado en Villa Maga para defender el buen juicio de los considerados “locos” por la normatividad consumista y rutinaria.

La terquedad que buscamos es la misma de los ríos, obstinados en llegar a su destino, que en nuestro caso es llegar a la utopía cultural latinoamericana sometida a deplorables desarraigos.

Se necesita terquedad para no dejarse arrastrar por los huracanes norteños que llegan homogenizando gustos, comportamientos y economías con el cuento de la “modernidad”, el neoliberalismo y demás teorías neocolonizadoras.

El Club de Tercos fue creado para defender los valores propios y combatir la insolidaridad cultural, una terrible enfermedad que tiene como síntoma principal la frivolidad y la pereza mental que bloquea el desarrollo.

Igualmente la palabra terco ha despertado resistencias y le han inventado otras menos duras para suplantarla: obstinado, testarudo, pertinaz, contumaz y otras igualmente retóricas, pero ninguna tan sonora, clara y directa como TERCO.

Somos tercos quienes defendemos los bosques y las cuencas futuristas y defendemos la posibilidad de aportar a la diversidad cultural del mundo con nuestras particulares maneras de ser y VIVIR.

 

facebooktwittermailby feather

Campo y Sabor: conciertos gastrofónicos

Sevilla copiaPor espacio de 12 años el grupo agromusical campesino Campo y Sabor ha venido investigando recetas elaboradas con los “recursos genéticos no valorados” como los llamó el Instituto Mayor Campesino de Buga, en un evento que buscaba motivar a las familias campesinas volver a cultivar y consumir productos como el chachafruto, la cidra, el bore, la arracacha y otros que se encontraban en la misma situación. Promover la agricultura y la alimentación sanas en beneficio de la salud mediante canciones que llevan el discurso botánico a los campesinos, para que éste no se quede en la academia, ha sido la intención en los 3 discos compactos grabados por el grupo: el primero dedicado a las hortalizas, el segundo a las frutas y el tercero silvopastoriles dedicado a los árboles forrajeros para la alimentación animal. Campo y Sabor es un grupo triétnico conformado por campesinos músicos y además productores de los departamentos Cauca y Valle del Cauca que tienen como misión defender la soberanía y la autonomía alimentarias. ¡PORQUE TODOS LOS SABORES VIENEN DEL CAMPO! ha sido la consigna del grupo en todos sus conciertos gastrofónicos   León Octavio Osorno Aguirre – director Correo: villamaga@emcali.net.co Tel. fijo en Cali 893 3938 celu 316 366 8884 Reserva natural Villa Maga, Corregimiento Villacarmelo, vereda La Candelaria, Municipio de Cali Dirección en la ciudad: Cra 4ª A No 2-08 oeste Barrio San Antonio Cali

¡VIVA CALI RURAL!

facebooktwittermailby feather

Un extraño encuentro

El aka

Qué podrían tener en común el rap y la música parrandera campesina para compartir el mismo escenario?

¡Pues nada!, podría ser la respuesta obvia si entramos al terreno de la racionalidad, pero si le preguntáramos a la biodiversidad, nos diría que mucho porque es la vida la que manda aceptar la diferencia ya que es ella la que se enriquese.

Así lo entendió el Museo de Antioquia  cuando atendió la solicitud del grupo Agroarte que lidera  un personaje con nombre de sigla: AKA, vaya uno a saber que significa, salido de la estigmatizada comuna 13 de Medellín, en la que le dio por convertir los basureros públicos, donde hasta cadáveres humanos iban a dar, en huertas comunitarias.

Música y el cultivo de comida son las claves para entender el hermanamiento del grupo agromusical Campo y Sabor con los jóvenes de la Comuna 13 y su propuesta de agricultura urbana, que además se empeñan en eliminar las fronteras imaginarias que tantas víctimas han producido porque las fronteras son imaginarias pero los muertos son reales.

El insólito encuentro realizado el sábado 27 de junio del presente año 2014 en el Parque Botero de Medellín, que los campesinos integrantes el grupo agromusical Campo y Sabor no podían explicarse, es otra señal más de por qué esta ciudad fue escogida como la más innovadora del mundo, donde se sienten los vientos renovadores generados por la juventud que entiende que es posible producir cambios de trascendencia histórica en la sociedad, con el uso de la creatividad aplicada a procesos sociales, lo saben los jóvenes de la Comuna 13 como también el Museo de Antioquia que les apoyó la iniciativa.

Igual de extraño como este encuentro, resulta la labor del Museo, palabra que se asocia a la conservación y exhibición de obras u objetos de valores históricos o artísticos, pero en el caso del de Antioquia, su labor va más allá de la de preservar valores del pasado, porque en presente, promueve los que dinamizan el cambio positivo de la sociedad.
 

 

 

facebooktwittermailby feather