Balita, la bala perdida

En la infancia de León Octavio Osorno Aguirre, el entusiasmo por la ilustración de caricaturas e historietas estuvo muy presente, materializándose el sueño de la publicación de trabajos propios desde el año 1967 con la aparición en el diario Occidente de Cali del personaje Pedrín.

Junto con un equipo de trabajo igualmente calificado en el arte gráfico fue creada la revista “CLICK”, dedicada al estudio e información del mundo de la historieta, en ella se publicó “Los Emergentes”, historieta que daba cuenta de la nueva clase social que hacía su aparición en la ciudad.

La experiencia en agencias de publicidad de la ciudad fortaleció las habilidades y el manejo de recursos técnicos y gráficos lo cual le permitió crear su propia agencia.

Cierto día, caminando por las calles de Cali, León Octavio se encontró con una bala sin disparar y se sintió elegido por ella encontrando una motivación que desde su oficio de caricaturista le permitiera generar reflexión contando la paradoja de su historia, pues siendo creada para matar, ella se negó a cumplir con aquel destino que destruye la vida.

El personaje fue bautizado como Balita, la bala perdida, publicada por vez primera en el diario El País de Cali en diciembre de 1973. A partir de ese momento apareció en numerosos documentos locales y nacionales.

Los temas que desarrolla Balita son fundamentales para la educación en los valores, el fortalecimiento de lazos de solidaridad, civismo, conciencia ciudadana y convivencia pacífica.

Desde hace cuarenta años Balita ha promovido la paz y la armonía en la sociedad, influyendo en varias generaciones que hoy hacen parte de un colectivo que trabajan por el fortalecimiento de una cultura de paz no solo en la ciudad sino también en la región.

Balita ha publicado tres libros, el primero en 1978, el segundo libro en 1980 y el último, publicado por el CINEP en 1989, siendo de gran aceptación por la ciudadanía.